Ajo beneficios propiedades tipos contraindicaciones y recetas para la salud

Utiliza los poderes curativos del ajo todos los días. Descubre los asombrosos beneficios de consumir ajo crudo a diario. Desde la regulación de los niveles de colesterol hasta el refuerzo del sistema inmunitario y la prevención de enfermedades y los problemas cardiovasculares, el ajo es una potencia de propiedades curativas.

Beneficios del ajo para los sistemas del cuerpo humano

  1. Sistema Nervioso: El ajo contiene antioxidantes que pueden proteger las células nerviosas del daño causado por el estrés oxidativo, lo que promueve una función nerviosa saludable y puede reducir el riesgo de enfermedades neurodegenerativas.
  2. Sistema Circulatorio: Consumir ajo regularmente puede ayudar a mejorar la circulación sanguínea al dilatar los vasos sanguíneos y reducir la presión arterial, lo que disminuye el riesgo de enfermedades cardiovasculares.
  3. Sistema Respiratorio: El ajo tiene propiedades antibacterianas y antiinflamatorias que pueden ayudar a combatir infecciones respiratorias como el resfriado común y la gripe, así como reducir la inflamación en las vías respiratorias.
  4. Sistema Digestivo: El ajo puede mejorar la salud digestiva al estimular la producción de enzimas digestivas y promover el equilibrio de la flora intestinal, lo que puede aliviar los síntomas de la indigestión y el malestar estomacal.
  5. Sistema Muscular: Los compuestos activos presentes en el ajo pueden ayudar a reducir la inflamación y el dolor muscular, lo que favorece la recuperación después del ejercicio y promueve la salud muscular en general.
  6. Sistema Esquelético: Consumir ajo puede ayudar a fortalecer los huesos al aumentar la absorción de calcio y otros minerales importantes para la salud ósea, lo que puede ayudar a prevenir la osteoporosis y otras enfermedades óseas.
  7. Sistema Endocrino: Se ha demostrado que el ajo tiene efectos beneficiosos en la regulación del azúcar en sangre y la sensibilidad a la insulina, lo que puede ser útil para personas con diabetes o en riesgo de desarrollarla.
  8. Sistema Inmunológico: El ajo contiene compuestos que pueden estimular el sistema inmunológico y mejorar la respuesta del cuerpo ante infecciones y enfermedades, lo que contribuye a fortalecer las defensas naturales del organismo.
  9. Sistema Reproductor (masculino y femenino): El consumo de ajo puede mejorar la salud reproductiva al promover la circulación sanguínea en el área pélvica y aumentar la libido, lo que puede tener beneficios tanto para hombres como para mujeres.
  10. Sistema Urinario: El ajo tiene propiedades diuréticas y antibacterianas que pueden ayudar a prevenir infecciones del tracto urinario y promover la salud del sistema urinario en general.

Beneficios del ajo para los diferentes órganos del cuerpo

  1. Cerebro: Los antioxidantes presentes en el ajo pueden ayudar a proteger el cerebro del estrés oxidativo y la inflamación, lo que puede reducir el riesgo de enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer y el Parkinson, y promover una función cognitiva saludable.
  2. Corazón: Consumir ajo regularmente puede ayudar a reducir el colesterol LDL («malo») y los triglicéridos, así como a aumentar el colesterol HDL («bueno»), lo que mejora la salud cardiovascular y reduce el riesgo de enfermedades cardíacas como la arteriosclerosis y los ataques cardíacos.
  3. Pulmones: El ajo tiene propiedades antimicrobianas y antiinflamatorias que pueden ayudar a combatir infecciones respiratorias y reducir la inflamación en los pulmones, lo que promueve la salud pulmonar y la función respiratoria.
  4. Hígado: El ajo puede ayudar a desintoxicar el hígado al aumentar la producción de enzimas antioxidantes que ayudan a eliminar las toxinas del cuerpo, lo que promueve la salud hepática y previene enfermedades como la esteatosis hepática.
  5. Riñones: Consumir ajo puede ayudar a proteger los riñones al reducir la inflamación y prevenir la formación de cálculos renales gracias a sus propiedades diuréticas y antioxidantes, lo que promueve la salud renal y la función excretora.
  6. Estómago: El ajo puede ayudar a aliviar los síntomas de la acidez estomacal y la indigestión al estimular la producción de jugos gástricos y promover una digestión saludable, lo que puede prevenir problemas digestivos como la gastritis y la úlcera péptica.
  7. Intestinos (delgado y grueso): El ajo puede ayudar a mantener la salud intestinal al promover el crecimiento de bacterias beneficiosas en el intestino y prevenir el crecimiento de bacterias dañinas, lo que puede mejorar la digestión y prevenir problemas intestinales como la disbiosis y el síndrome del intestino irritable.
  8. Páncreas: Consumir ajo puede ayudar a regular los niveles de azúcar en sangre y mejorar la sensibilidad a la insulina, lo que puede beneficiar a las personas con diabetes tipo 2 y prevenir complicaciones relacionadas con el páncreas.
  9. Vejiga: El ajo tiene propiedades diuréticas y antibacterianas que pueden ayudar a prevenir infecciones del tracto urinario y promover la salud de la vejiga al aumentar la micción y eliminar toxinas del cuerpo.
  10. Bazo: El ajo puede ayudar a fortalecer el sistema inmunológico al estimular la producción de glóbulos blancos en el bazo, lo que mejora la capacidad del cuerpo para combatir infecciones y enfermedades.
  11. Vesícula biliar: Consumir ajo puede ayudar a prevenir la formación de cálculos biliares al mejorar la circulación biliar y reducir la inflamación en la vesícula biliar, lo que promueve la salud biliar y previene la obstrucción de los conductos biliares.
  12. Timo: El ajo puede ayudar a fortalecer el sistema inmunológico al estimular la actividad del timo, que es un órgano importante para la producción de células T, lo que mejora la capacidad del cuerpo para combatir infecciones y enfermedades.
  13. Piel: Los antioxidantes presentes en el ajo pueden ayudar a proteger la piel del daño causado por los radicales libres y la exposición al sol, lo que previene el envejecimiento prematuro de la piel y promueve una piel sana y radiante.
  14. Ojos: Consumir ajo puede ayudar a proteger la salud ocular al reducir el riesgo de enfermedades oculares relacionadas con la edad, como la degeneración macular y las cataratas, gracias a sus propiedades antioxidantes y antiinflamatorias.
  15. Oídos: El ajo tiene propiedades antibacterianas y antifúngicas que pueden ayudar a prevenir infecciones del oído y reducir la inflamación en el conducto auditivo, lo que promueve la salud del oído y previene problemas como la otitis externa.
  16. Nariz: Consumir ajo puede ayudar a aliviar la congestión nasal y reducir la inflamación en las vías respiratorias superiores, lo que facilita la respiración y alivia los síntomas del resfriado común y la gripe.
  17. Boca: El ajo tiene propiedades antibacterianas que pueden ayudar a prevenir la caries dental y la enfermedad de las encías al inhibir el crecimiento de bacterias en la boca y reducir la placa dental, lo que promueve la salud bucal y previene problemas como la gingivitis y la periodontitis.
  18. Tiroides: Se ha demostrado que el ajo tiene efectos beneficiosos en la función tiroidea al estimular la producción de hormonas tiroideas y mejorar la salud de la glándula tiroides, lo que puede ayudar a prevenir trastornos como el hipotiroidismo y el bocio.
  19. Glándulas suprarrenales: Consumir ajo puede ayudar a reducir el estrés y la fatiga al regular los niveles de cortisol, la hormona del estrés, y promover la relajación y el bienestar general, lo que beneficia la salud de las glándulas suprarrenales y el sistema endocrino en general.
  20. Médula ósea: El ajo puede ayudar a estimular la producción de células sanguíneas en la médula ósea al aumentar la absorción de nutrientes esenciales y mejorar la circulación sanguínea, lo que promueve la salud sanguínea y el sistema inmunológico en general.
Leer  Alimentos naturales antiinflamatorios para la salud

Beneficios del ajo para malestares comunes

  1. Ansiedad: El ajo puede ayudar a reducir la ansiedad gracias a su contenido de compuestos que tienen efectos relajantes en el sistema nervioso, lo que puede promover la sensación de calma y bienestar mental.
  2. Depresión: Consumir ajo puede ayudar a combatir la depresión al aumentar la producción de serotonina y otras sustancias químicas en el cerebro que están asociadas con el estado de ánimo positivo y la felicidad, lo que puede mejorar el estado de ánimo y reducir los síntomas depresivos.
  3. Estrés: Los compuestos presentes en el ajo pueden ayudar a reducir el estrés al regular los niveles de cortisol, la hormona del estrés, y promover la relajación muscular y mental, lo que puede aliviar la tensión y mejorar la capacidad para hacer frente al estrés.
  4. Energía: El ajo puede aumentar los niveles de energía al mejorar la circulación sanguínea y la oxigenación de los tejidos, lo que aumenta la capacidad del cuerpo para producir energía y reduce la fatiga y el cansancio.
  5. Dolor de cabeza: Consumir ajo puede ayudar a aliviar el dolor de cabeza al reducir la inflamación y mejorar la circulación sanguínea en el cerebro, lo que puede reducir la intensidad y la frecuencia de los dolores de cabeza tensionales y migrañosos.
  6. Dolor de garganta: El ajo tiene propiedades antibacterianas y antiinflamatorias que pueden ayudar a aliviar el dolor de garganta al combatir las infecciones y reducir la inflamación en la garganta, lo que promueve la recuperación y alivia el malestar.
  7. Congestión nasal: Consumir ajo puede ayudar a aliviar la congestión nasal al reducir la inflamación en las vías respiratorias y promover la eliminación del moco, lo que facilita la respiración y alivia la congestión nasal.
  8. Resfriado común: El ajo tiene propiedades antivirales y estimulantes del sistema inmunológico que pueden ayudar a combatir los virus responsables del resfriado común, lo que reduce la duración y la gravedad de los síntomas del resfriado.
  9. Tos: Consumir ajo puede ayudar a aliviar la tos al reducir la inflamación en la garganta y promover la eliminación del moco, lo que calma la irritación y facilita la expulsión de las secreciones respiratorias.
  10. Dolor muscular: Los compuestos antiinflamatorios presentes en el ajo pueden ayudar a aliviar el dolor muscular al reducir la inflamación en los tejidos musculares y promover la recuperación después del ejercicio intenso o lesiones musculares.
  11. Fatiga: Consumir ajo puede ayudar a combatir la fatiga al mejorar la circulación sanguínea y aumentar los niveles de energía, lo que aumenta la resistencia física y reduce la sensación de cansancio y agotamiento.
  12. Mareo: El ajo puede ayudar a aliviar el mareo al mejorar la circulación sanguínea en el cerebro y reducir la presión arterial, lo que estabiliza el equilibrio y reduce los síntomas de mareo y vértigo.
  13. Náuseas: Consumir ajo puede ayudar a aliviar las náuseas al mejorar la digestión y reducir la inflamación en el estómago, lo que calma el malestar estomacal y promueve la recuperación.
  14. Acidez estomacal: El ajo puede ayudar a reducir la acidez estomacal al estimular la producción de jugos gástricos y promover una digestión saludable, lo que previene el reflujo ácido y alivia el malestar estomacal.
  15. Estreñimiento: Consumir ajo puede ayudar a aliviar el estreñimiento al mejorar la función intestinal y promover el movimiento regular del intestino, lo que facilita la eliminación de las heces y previene el estreñimiento crónico.
  16. Diarrea: Los compuestos antibacterianos presentes en el ajo pueden ayudar a combatir las bacterias responsables de la diarrea y reducir la inflamación en el tracto gastrointestinal, lo que alivia la irritación y promueve la recuperación.
  17. Malestar estomacal: El ajo tiene propiedades antiinflamatorias y antibacterianas que pueden ayudar a aliviar el malestar estomacal al reducir la inflamación y combatir las infecciones gastrointestinales, lo que promueve la salud digestiva y alivia el malestar.
  18. Picazón en la piel: Consumir ajo puede ayudar a aliviar la picazón en la piel al reducir la inflamación y promover la cicatrización de las lesiones cutáneas, lo que calma la irritación y mejora la salud de la piel.
  19. Irritación ocular: El ajo puede ayudar a aliviar la irritación ocular al reducir la inflamación en los ojos y combatir las infecciones bacterianas o virales, lo que calma la irritación y promueve la recuperación.
  20. Dolor menstrual: Consumir ajo puede ayudar a aliviar el dolor menstrual al reducir la inflamación en el útero y promover la relajación muscular, lo que calma los cólicos y mejora el bienestar durante el período menstrual.
  21. Calambres abdominales: Los compuestos antiinflamatorios y antiespasmódicos presentes en el ajo pueden ayudar a aliviar los calambres abdominales al reducir la inflamación y relajar los músculos intestinales, lo que calma el dolor y mejora la comodidad.
  22. Flatulencia: Consumir ajo puede ayudar a reducir la flatulencia al mejorar la digestión y reducir la formación de gases en el tracto gastrointestinal, lo que previene la hinchazón y el malestar abdominal.
  23. Irritabilidad: El ajo puede ayudar a reducir la irritabilidad al promover la relajación mental y muscular, lo que calma los nervios y mejora el estado de ánimo, reduciendo la susceptibilidad a la irritabilidad y el mal humor.
  24. Cambios en el apetito: Consumir ajo puede ayudar a regular el apetito al promover una sensación de saciedad y controlar los antojos, lo que puede ayudar a mantener un peso saludable y prevenir los cambios bruscos en el apetito.

Video: Esto le pasa a tu cuerpo cuando comes AJO

Propiedades internas del ajo

  1. Alicina: Compuesto activo del ajo responsable de muchas de sus propiedades medicinales, incluyendo sus efectos antibacterianos, antivirales y antioxidantes.
  2. Compuestos de azufre: El ajo contiene varios compuestos de azufre, como la alicina, el sulfuro de alilo y el dialilsulfuro, que contribuyen a sus propiedades medicinales y su característico aroma y sabor.
  3. Vitaminas y minerales: El ajo es rico en vitaminas y minerales esenciales, incluyendo la vitamina C, el manganeso, el calcio y el potasio, que son importantes para la salud del cuerpo en general.
  4. Fitoquímicos: El ajo contiene varios fitoquímicos con propiedades antioxidantes y antiinflamatorias, que ayudan a proteger las células del daño oxidativo y reducen la inflamación en el cuerpo.
  5. Aceites esenciales: El ajo contiene aceites esenciales volátiles que contribuyen a su aroma y sabor distintivos, así como a sus propiedades medicinales.

Tipos de ajo que existen para la salud

  1. Ajo blanco: El ajo blanco es el tipo más común y ampliamente cultivado, conocido por su sabor fuerte y aroma penetrante.
  2. Ajo morado: El ajo morado tiene un sabor más suave y dulce que el ajo blanco, y se caracteriza por su piel morada o rosada.
  3. Ajo negro: El ajo negro es ajo fermentado que ha sido envejecido bajo condiciones controladas de temperatura y humedad, lo que le da un sabor dulce y textura suave.
  4. Ajo silvestre: El ajo silvestre, también conocido como ajo de campo, es una variedad silvestre que crece en áreas naturales y tiene un sabor más suave y delicado que el ajo cultivado.
  5. Ajo elefante: El ajo elefante es una variedad de ajo con bulbos grandes y suaves, y un sabor más suave que el ajo común.

Contraindicaciones del consumo de ajo para la salud

  1. Interacciones medicamentosas: El consumo excesivo de ajo puede interactuar con ciertos medicamentos, como anticoagulantes y medicamentos para la presión arterial, potenciando o reduciendo sus efectos.
  2. Problemas gastrointestinales: El consumo excesivo de ajo puede causar malestar estomacal, gases, indigestión y ardor de estómago en algunas personas.
  3. Alergias: Algunas personas pueden ser alérgicas al ajo, lo que puede causar síntomas como erupciones cutáneas, picazón, hinchazón y dificultad para respirar.
  4. Irritación de la piel: La aplicación tópica de ajo crudo en la piel puede causar irritación, enrojecimiento y sensación de ardor en algunas personas.
  5. Toxicidad por consumo excesivo: El consumo excesivo de ajo crudo o suplementos de ajo puede causar toxicidad y síntomas como dolores de cabeza, mareos, fatiga y malestar general.
  6. Problemas de sangrado: El consumo excesivo de ajo puede aumentar el riesgo de sangrado, especialmente en personas que toman anticoagulantes o tienen trastornos de la coagulación.
  7. Problemas respiratorios: El ajo crudo puede causar irritación de las vías respiratorias y empeorar los síntomas en personas con asma u otras enfermedades respiratorias.
  8. Malestar estomacal: El consumo de ajo crudo puede causar malestar estomacal, acidez estomacal y diarrea en algunas personas, especialmente si se consume en grandes cantidades o con el estómago vacío.
Leer  Cúrcuma beneficios propiedades y contraindicaciones para la salud

Resumen y conclusión sobre el ajo

La cúrcuma, con su principio activo, la curcumina, ofrece una amplia variedad de beneficios para la salud. Desde propiedades antioxidantes y antiinflamatorias hasta su capacidad para mejorar la salud cerebral, cardiovascular y digestiva, la cúrcuma se ha convertido en un componente crucial en la promoción del bienestar general. Ya sea en forma de especia en polvo, raíz fresca o suplemento, la cúrcuma ha demostrado ser efectiva en el tratamiento y prevención de diversas enfermedades y condiciones médicas. Sin embargo, es importante tener en cuenta las contraindicaciones y posibles interacciones con medicamentos antes de su consumo.

En conclusión, la cúrcuma es una especia extraordinaria que ha sido valorada durante siglos por sus beneficios para la salud. Su versatilidad en la cocina y su potencial terapéutico la convierten en una opción invaluable para mejorar la calidad de vida. Sin embargo, es esencial utilizarla con moderación y consultar con un profesional de la salud si se tienen preocupaciones médicas específicas. Con precaución y conocimiento, la cúrcuma puede ser una herramienta poderosa para promover la salud y el bienestar en general.

Recetas saludables preparadas con ajo

  1. Sopa de Ajo y Verduras
  • Ingredientes: 4 dientes de ajo, 1 cebolla, 2 zanahorias, 2 ramas de apio, 1 papa, 1 litro de caldo de verduras, sal y pimienta al gusto, perejil fresco.
  • Preparación: En una olla grande, calienta un poco de aceite de oliva y saltea el ajo picado y la cebolla picada hasta que estén dorados. Agrega las zanahorias, el apio y la papa cortados en cubos y cocina por unos minutos. Vierte el caldo de verduras y deja hervir a fuego lento hasta que las verduras estén tiernas. Condimenta con sal y pimienta al gusto. Sirve caliente con perejil fresco picado por encima.

2. Pollo al Ajillo

  • Ingredientes: 4 pechugas de pollo, 6 dientes de ajo, 1 limón, 1/2 taza de vino blanco, sal y pimienta al gusto, aceite de oliva.
  • Preparación: En una sartén grande, calienta un poco de aceite de oliva y dora los dientes de ajo enteros. Retira los ajos y reserva. En la misma sartén, sella las pechugas de pollo sazonadas con sal y pimienta. Agrega nuevamente los ajos dorados, el jugo de limón y el vino blanco. Cocina a fuego medio hasta que el pollo esté cocido y la salsa se reduzca ligeramente. Sirve caliente acompañado de arroz blanco o verduras al vapor.

3. Brócoli con Ajo y Limón

  • Ingredientes: 1 cabeza de brócoli, 4 dientes de ajo, 1 limón, sal y pimienta al gusto, aceite de oliva.
  • Preparación: Corta el brócoli en floretes y colócalo en una bandeja para hornear. En un tazón, mezcla el aceite de oliva, el ajo picado, el jugo de limón, la sal y la pimienta. Vierte esta mezcla sobre el brócoli y asegúrate de que esté bien cubierto. Hornea a 200°C durante unos 20 minutos o hasta que el brócoli esté tierno y ligeramente dorado. Sirve caliente como acompañamiento.

4. Gambas al Ajillo

  • Ingredientes: 500 g de gambas, 6 dientes de ajo, 1 guindilla (opcional), 1 limón, perejil fresco, sal y pimienta al gusto, aceite de oliva.
  • Preparación: En una sartén grande, calienta un poco de aceite de oliva y agrega los dientes de ajo picados y la guindilla (si la usas). Cuando el ajo comience a dorarse, añade las gambas y cocina hasta que estén rosadas y cocidas por completo. Exprime el jugo de limón sobre las gambas y espolvorea con perejil fresco picado, sal y pimienta al gusto. Sirve caliente como aperitivo o plato principal.

5. Pasta con Salsa de Tomate y Ajo

  • Ingredientes: 300 g de pasta (la variedad de tu elección), 4 dientes de ajo, 400 g de tomates cherry, albahaca fresca, sal y pimienta al gusto, aceite de oliva.
  • Preparación: Cocina la pasta según las instrucciones del paquete. Mientras tanto, en una sartén grande, calienta un poco de aceite de oliva y agrega los dientes de ajo picados. Cuando el ajo esté dorado, añade los tomates Cherry cortados por la mitad y cocina hasta que se ablanden. Agrega la pasta cocida a la sartén junto con la albahaca picada, sal y pimienta al gusto. Mezcla bien y sirve caliente.

6. Ensalada de Garbanzos con Ajo y Hierbas

  • Ingredientes: 400 g de garbanzos cocidos, 3 dientes de ajo, perejil fresco, cilantro fresco, comino en polvo, sal y pimienta al gusto, aceite de oliva.
  • Preparación: En un tazón grande, mezcla los garbanzos cocidos con los dientes de ajo picados, el perejil fresco picado y el cilantro fresco picado. Agrega una pizca de comino en polvo, sal y pimienta al gusto, y un generoso chorrito de aceite de oliva. Mezcla bien y deja reposar durante al menos 30 minutos para que los sabores se mezclen. Sirve fría como acompañamiento o plato principal.

7. Hummus de Ajo y Tahini

  • Ingredientes: 400 g de garbanzos cocidos, 2 dientes de ajo, jugo de 1 limón, 2 cucharadas de tahini, comino en polvo, sal y pimienta al gusto, aceite de oliva.
  • Preparación: En un procesador de alimentos, mezcla los garbanzos cocidos con los dientes de ajo picados, el jugo de limón, el tahini, una pizca de comino en polvo, sal y pimienta al gusto. Mezcla hasta obtener una mezcla suave y cremosa. Si es necesario, agrega un poco de agua para lograr la consistencia deseada. Sirve con un chorrito de aceite de oliva y pimentón por encima, acompañado de pan pita o crudités de verduras.

8. Salsa de Tomate y Ajo para Pasta

  • Ingredientes: 400 g de tomates pelados y picados, 4 dientes de ajo, albahaca fresca, orégano seco, sal y pimienta al gusto, aceite de oliva.
  • Preparación: En una sartén grande, calienta un poco de aceite de oliva y agrega los dientes de ajo picados. Cuando el ajo esté dorado, añade los tomates picados y cocina a fuego lento hasta que se reduzcan y espesen ligeramente. Agrega la albahaca fresca picada, el orégano seco, sal y pimienta al gusto. Mezcla bien y sirve caliente sobre tu pasta favorita.

9. Pan de Ajo y Queso

  • Ingredientes: 1 barra de pan, 4 dientes de ajo, 100 g de queso mozzarella rallado, perejil fresco, sal y pimienta al gusto, aceite de oliva.
  • Preparación: Precalienta el horno a 180°C. Corta la barra de pan en rebanadas diagonales sin llegar hasta el fondo. En un tazón, mezcla el queso mozzarella rallado con los dientes de ajo picados, el perejil fresco picado, sal y pimienta al gusto. Coloca esta mezcla entre las rebanadas de pan. Rocía un poco de aceite de oliva sobre el pan y envuélvelo en papel de aluminio. Hornea durante 10-15 minutos o hasta que el pan esté dorado y el queso derretido. Sirve caliente como acompañamiento o aperitivo.

10. Salsa de Ajo y Hierbas para Mariscos

  • Ingredientes: 4 dientes de ajo, perejil fresco, cilantro fresco, 1 limón, sal y pimienta al gusto, aceite de oliva.
  • Preparación: En un mortero, machaca los dientes de ajo con un poco de sal hasta obtener una pasta. Agrega el perejil fresco picado, el cilantro fresco picado, el jugo de limón, sal y pimienta al gusto, y un chorrito de aceite de oliva. Mezcla bien y úsala como salsa para mariscos cocidos o a la parrilla.

Video: Ajo en AYUNAS beneficios para la salud

Deja un comentario

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad
Hola! ¿Tienes dudas?