Alimentos procesados: Un viaje al misterio de nuestra alimentación

La legislación define el procesamiento de alimentos como cualquier acto que altere significativamente el producto original, incluido el tratamiento térmico, el ahumado, el curado, la maduración, el secado, el encurtido, la extrusión, la extracción, o una unión de estos.

¿Qué son los alimentos procesados?

Son aquellos que han sufrido un procesamiento industrial en sus propiedades al igual que su contenido nutricional. Estos van desde alimentos mínimamente procesados ​​por conveniencia, hasta alimentos altamente procesados ​​(pizza congelada o algunos dulces).

Nancy Farrell, vocera de la organización, explicó que la Academia de Nutrición y Dietética pone los alimentos procesados ​​de la siguiente manera. Hay alimentos mínimamente procesados ​​(espinacas en bolsas, nueces tostadas); otros productos procesados ​​de la forma más fresca (tomates enlatados, atún, fruta congelada); alimentos con sabor agregado (yogur, aderezo para ensaladas); alimentos altamente procesados ​​(galletas, fiambres). y alimentos con ultra procesamiento ​​(gaseosas o refrescos, dulcería de todo tipo envasada, pizzas y todo alimento relacionado procesado congelado).

¿Cómo se procesan los alimentos procesados?

El procesamiento de alimentos es cualquier método utilizado para transformar alimentos frescos en alimentos no frescos, y saludables. 

  • Esto puede involucrar una combinación de uno o más procesos, incluyendo lavado, picado, pasteurización, congelación, fermentación, enlatado, cocción, etc. 
  • El procesamiento de alimentos también incluye la adición de ingredientes alimentarios, así como la prolongación de la vida útil. 

Una nutricionista reconocida, consultora alimentaria y estudiante de posgrado en ciencia y tecnología de los alimentos, explicó que los alimentos procesados ​​son “alimentos que tocan cualquier detalle de la industria alimentaria”.

Los productos que se consideran transformados o procesados ​​son aquellos que se han transformado a partir de alimentos no procesados ​​(incluidos los alimentos que pueden haber sido congelados, picados, rebanados, molidos, etc.). 

Para su preparación final se podrán incluir otros ingredientes que sean necesarios para su adecuada preparación o para impartirles características específicas a partir de otros ingredientes.

Los alimentos procesados, industrializados y tratados químicamente tienen efectos negativos para la salud

Ciertos métodos de procesamiento pueden conducir a la pérdida de ciertos nutrientes: este es el caso del agua de cocción o algunas de las vitaminas y minerales en los granos que se extraen para hacer harina. 

Los alimentos procesados ​​también son más altos en azúcar y grasa que los alimentos que hacemos a mano. Si bien quieren que creamos que es bueno para la salud y más rápido de preparar, la verdad es que los alimentos procesados ​​no solo son malos. 

Diversos estudios científicos publicados en las revistas más influyentes así lo confirman. Estos alimentos son dañinos para nuestro medio ambiente.

Como hemos visto, estos son los productos más peligrosos para nuestro organismo porque en ellos apenas encontramos la fibra, vitaminas y minerales que aportan los alimentos naturales, en cambio son ricos en grasas trans, sodio y azúcares y solo se centran en la energía.

Según los hallazgos, es una opción poco saludable, pues tiene un mayor impacto en el medio ambiente por ejemplo en el pollo y luego en los lácteos. 

Se debe asegurar que los productos sean beneficiosos a la vez evitar que los consumidores consuman alimentos más nocivos para su salud. Los alimentos sin nutrientes tampoco son saludables

A mayor grado de procesamiento, menor contenido nutricional del alimento o producto, por lo que se debe evitar este último en la dieta, mientras que una dieta saludable debe basarse en alimentos naturales o mínimamente procesados. 

Tipos de alimentos procesados

Alimentos no procesados: Estos son alimentos que no han pasado por un proceso químico o mecánico, como cocinar u hornear.

Alimentos microprocesados: son alimentos naturales que no han sido alterados por adición o introducción

Alimentos procesados: estos son alimentos que han pasado por un proceso químico o mecánico, como enlatado, congelación o molienda.

Alimentos convencionales: Estos son alimentos que se han producido utilizando métodos convencionales, como cultivar y procesarlos de manera tradicional.

Los alimentos procesados ​​incluyen procesarlos a partir de una variedad de fuentes diferentes. Dado que la mayoría de los productos que consumimos son perecederos, casi todo lo que comemos debe procesarse para preservar su frescura, nivel de nutrientes o sabor y así no se dañen.

Tipos de alimentos industrializados

Sin el procesamiento industrial de alimentos, muchos de los productos que normalmente consumimos no estarían disponibles en la industria alimentaria. Por tanto, la gran variedad de alimentos de los que disponemos en el mercado se debe al preprocesado de estas sustancias.

Se han hecho intentos para clasificar los alimentos según el grado o nivel de procesamiento y sus efectos potenciales sobre la salud. En este sentido, una de las últimas clasificaciones recomienda agrupar estos alimentos en las siguientes categorías:

Alimentos procesados ​​industrialmente: Estos son alimentos que han sido modificados de alguna manera por una empresa para hacerlos más atractivos para los consumidores, como suplementos para bajar de peso o barras energéticas.

Comida manufacturada: Se refiere a aquellos productos que han sido modificados

Alimentos no convencionales: Son alimentos que se han producido utilizando métodos no tradicionales, como la fermentación o el uso de ingredientes orgánicos.

Tipos de consumo de carne 

Varían ampliamente entre culturas y, a menudo, los conceptos son relativos, relacionados con las prácticas culinarias locales, la disponibilidad de animales, las tradiciones sociológicas y más. 

Leer  Ejercicios beneficios propiedades y contraindicaciones para la salud

En la cocina occidental, ciertas preparaciones no se hacen porque son «raras», o porque es una práctica obsoleta, o está muy localizada en determinadas regiones.

A veces también se evita la carne por razones nutricionales y de salud (en estos casos, la ingesta de proteínas se logra a través de otros productos derivados de plantas). 

El consumo de carne se limita a un determinado tipo. Por ejemplo, el Islam y el judaísmo prohíben la carne de cerdo, algunas religiones en la India no permiten el sacrificio de ganado y el jainismo generalmente prohíbe el consumo de carne, al igual que los adventistas. 

Estos grupos sociales se alimentan de alimentos parecidos a la carne que imitan varias propiedades nutricionales y sensoriales y aportan proteínas a sus dietas. 

Estas alternativas suelen estar hechas de proteína de soja (tempeh) o gluten de trigo (seitán). El Islam y el judaísmo también requieren que el sacrificio de ciertos animales se ajuste a normas rituales muy estrictas y sea realizado por personal calificado.

Tipos de alimentos tratados químicamente

Han sido tratados con productos químicos, estén o no procesados. Estos incluyen conservantes (como la sal), sabores artificiales, colorantes o alimentos que han estado sujetos a temperaturas altas o bajas, cambios en la consistencia, mezclas con otros alimentos, etc.

Son productos sólidos, pastosos o líquidos constituidos esencialmente por alguno de los siguientes ingredientes: extractos de carne, sal comestible, grasas comestibles, extractos vegetales y vegetales hidrolizados de proteínas, condimentos, especias, aromas y aditivos y están destinados a ser diluidos en agua o hervidos para su consumo.

Alimentos libres de conservantes

Son alimentos que no están tratados con ningún producto químico.

Alimentos Mínimamente Procesados: Son alimentos preparados para facilitar el consumo. Es el caso, por ejemplo, de los frutos secos sin ningún ingrediente añadido (nueces, almendras, avellanas…) y las verduras o hortalizas listas para comer o preparadas además de (lechugas lavadas y cortadas en bolsas). . 

En los supermercados lo que llaman productos cárnicos o hamburguesas de carne no es carne picada, tiene aditivos y no es recomendable”.

Se consideran correctores alimentarios aquellos aditivos, formando o no parte de sus ingredientes finales, que se añaden a procesos tecnológicos para alterar la calidad de los plásticos, extraer, purificar o desnaturalizar alimentos.

Las materias primas naturales, y todos sus derivados se utilizan en forma de extractos, polvos, comprimidos, etc. A menudo se encuentran en grandes cantidades en los alimentos procesados, mientras que los aditivos químicos y otros ingredientes suelen tener un contenido bastante bajo.

Procesados ​​con Químicos: Estos alimentos han sido procesados ​​con químicos, pero no tienen conservantes.

Los producto obtenidos por deshidratación de levaduras seleccionadas («Saccharomyces cerevisiae») u otras especies (diversas razas y variedades) cultivadas en medios adecuados de azúcar y nitrógeno, pueden estar presentes en forma de polvo, granulado o comprimidos.

Son productos obtenidos por mezcla o destilación de alcoholes aprobados con sustancias amargas o aromáticas de origen vegetal. Diluidas o sin diluir y destiladas con agua. Con o sin azúcar, dextrosa o miel con o sin azúcar. Grado alcohólico superior al 20 por ciento.

Recomendaciones para una dieta sana y equilibrada

Una dieta saludable se basa en el equilibrio. Puede disfrutar de sus comidas favoritas, incluso si son altas en calorías, grasa o azúcar agregada. La clave es comer de vez en cuando y equilibrarlo con una alimentación más sana y más actividad física.

Consuma comidas saludables y balanceadas

Para que nuestra dieta sea equilibrada y saludable, debe ser rica en alimentos de origen vegetal, es decir, incluir este grupo de alimentos en nuestro menú todos los días para garantizar el aporte de algunas de las vitaminas y minerales que nuestro organismo necesita. También nos aportan agua y fibra. 

Evita alimentos poco saludables

Es recomendable no abusar de las grasas generales, priorizando las consideradas más saludables, como las grasas monoinsaturadas del aceite de oliva o del aguacate, y las grasas poliinsaturadas del pescado, especialmente el pescado azul y los frutos secos. 

Limita tu consumo de grasas saturadas presentes en carnes grasas, embutidos, productos lácteos (mantequilla, nata, etc.) y evita aquellos alimentos que contengan grasas trans. 

Estos pueden identificarse en las etiquetas de los alimentos con el nombre de grasas hidrogenadas, muchos productos y pre alimentos cocinados como bollería industrial, galletas, palomitas de microondas, snacks salados, helados, salsas y más.

Evita las grasas saturadas también de las harinas refinadas y el azúcar. Sustituir las grasas animales por aceite de oliva virgen tiene propiedades cardiosaludables. 

Elige vitaminas y minerales, además de alimentos integrales ricos en fibra. Y evita los azúcares simples, que favorecen la obesidad y la caries dental. 

Evita comer tarde en la noche

La cena es una de las comidas principales del día, por lo que lo ideal es no eliminarla ni sustituirla por una dieta poco saludable. Si no quieres sentirte más pesado, lo que puede afectar tu salud, entonces hay ciertos alimentos que no debes comer por la noche.

Para evitar los atracones antes de acostarse y en la nevera, asegúrate de tomar un buen desayuno y una buena comida. Si tu ensalada de col rizada o lechuga parece un poco baja, agrega proteína, pollo, atún, fruta o pan integral para asegurarte de estar lleno y satisfecho y no estar hambre por la noche.

Historia fascinante sobre los alimentos procesados

Conoce a Laura, una joven curiosa y apasionada por descubrir la verdad detrás de los alimentos que consume a diario. Laura siempre ha tenido un espíritu aventurero y un interés profundo en la nutrición y la alimentación saludable. Un día, mientras navegaba por internet, se encontró con un artículo interesante sobre los alimentos procesados.

Leer  Los 10 alimentos más dañinos de consumir para el cuerpo humano

La historia comenzaba con una definición precisa de lo que son los alimentos procesados: aquellos que han sufrido una transformación industrial en sus propiedades y contenido nutricional. Desde alimentos mínimamente procesados, como espinacas en bolsas y nueces tostadas, hasta alimentos altamente procesados, como galletas y fiambres, estos productos han pasado por diferentes etapas de procesamiento.

Inmediatamente, Laura se sintió atraída por el misterio que rodeaba a estos alimentos. ¿Cómo se procesan realmente? ¿Qué efectos tienen en nuestra salud? Decidió embarcarse en una investigación para descubrir la verdad oculta detrás de los alimentos procesados.

Con su determinación en aumento, Laura se sumergió en el mundo del procesamiento de alimentos. Descubrió que este proceso implica una serie de métodos utilizados para transformar alimentos frescos en productos no frescos. Lavado, picado, pasteurización, congelación, fermentación y enlatado son solo algunos de los procesos comunes involucrados. Además, se agregan ingredientes para mejorar el sabor y se prolonga la vida útil de los alimentos.

Laura se dio cuenta de que no todos los alimentos procesados ​​son iguales. Algunos conservan su valor nutricional, mientras que otros pueden perder nutrientes importantes durante el procesamiento. También se sorprendió al descubrir que muchos alimentos procesados ​​contienen altos niveles de azúcar y grasa, lo cual puede ser perjudicial para la salud.

Con cada nueva pieza de información, Laura se sumergía aún más en el misterio de los alimentos procesados. Descubrió estudios científicos que respaldan la idea de que estos alimentos pueden ser perjudiciales para nuestro organismo y para el medio ambiente. Se sintió intrigada por los hallazgos y decidió compartir esta información con otros.

En su búsqueda de respuestas, Laura también investigó los diferentes tipos de alimentos procesados. Desde alimentos no procesados hasta alimentos microprocesados, cada categoría tenía su propio grado de procesamiento y efectos potenciales en la salud. También aprendió sobre los alimentos industrializados, que eran el resultado de un procesamiento industrial para hacerlos más atractivos para los consumidores.

Pero el misterio no se detuvo allí. Laura también exploró los alimentos tratados químicamente, aquellos que han sido modificados con productos químicos como conservantes, sabores artificiales y colorantes. Estos alimentos, a menudo presentes en los productos procesados, pueden tener un impacto en nuestra salud y bienestar.

A medida que Laura profundizaba en su investigación, se dio cuenta de la importancia de una dieta equilibrada y saludable. Se dio cuenta de que una alimentación adecuada se basa en el equilibrio y la moderación.

Laura se dio cuenta de que la clave para una alimentación saludable no era evitar por completo los alimentos procesados, sino hacer elecciones informadas y conscientes. Comprendió que algunos alimentos procesados pueden formar parte de una dieta equilibrada, siempre y cuando se consuman con moderación y se seleccionen aquellos que conserven un mayor valor nutricional.

Con cada descubrimiento, Laura se sintió más motivada para compartir su conocimiento con los demás. Decidió que debía difundir la información sobre los alimentos procesados y promover una mayor conciencia sobre la importancia de una alimentación saludable.

Así fue como Laura decidió crear su propio canal de YouTube, «Salud con Laura», el cual fué hackeado y dañado aunque recuperado, ya nunca más funcionó como antes, por lo que ahora comenzó uno nuevo llamado Salud Vital Equilibrada. A través de su canal, compartiría historias fascinantes, investigaciones científicas y consejos prácticos sobre nutrición y alimentación saludable. Su objetivo era educar e inspirar a las personas a tomar decisiones informadas sobre su alimentación y mejorar su bienestar.

En cada video, Laura presentaba una nueva perspectiva sobre los alimentos procesados. Hablaba sobre los diferentes métodos de procesamiento, desde los más sencillos hasta los más complejos, y explicaba cómo afectan los nutrientes de los alimentos. También abordaba los riesgos para la salud asociados con el consumo excesivo de alimentos procesados, como el aumento de peso, las enfermedades cardíacas y la diabetes.

Además, Laura compartía recetas saludables y creativas que demostraban que una alimentación nutritiva no tiene por qué ser aburrida. Mostraba cómo se podían utilizar ingredientes frescos y mínimamente procesados para preparar comidas deliciosas y satisfactorias. Sus seguidores comenzaron a experimentar con nuevas recetas y a disfrutar de una alimentación más equilibrada.

Con el tiempo, el canal de Laura se convirtió en una comunidad en línea, donde las personas compartían sus experiencias, hacían preguntas y se apoyaban mutuamente en su viaje hacia una alimentación más saludable. Los seguidores de Laura comenzaron a notar cambios positivos en su salud y bienestar, y se sentían agradecidos por haber encontrado una fuente confiable de información y motivación.

El canal de Laura se convirtió en un éxito y su audiencia siguió creciendo. Las personas encontraron en ella a una aliada en su camino hacia una alimentación más consciente y saludable. Laura se sentía gratificada al saber que estaba haciendo una diferencia en la vida de las personas, y continuó investigando y compartiendo información valiosa sobre nutrición y alimentos procesados.

En resumen, la historia de Laura nos enseña que los alimentos procesados no deben ser temidos, ni evitados por completo, sino que debemos aprender a elegir sabiamente y consumirlos con moderación. Una alimentación saludable se basa en el equilibrio y la variedad, y podemos lograrlo tomando decisiones informadas sobre los alimentos que llegan a nuestros platos. No te pierdas los emocionantes descubrimientos, las recetas deliciosas y los consejos prácticos que te ayudarán a tomar el control de tu alimentación y a disfrutar de una vida más saludable.

Recuerda que cada elección que hagas en tu dieta tiene un impacto en tu cuerpo y tu bienestar a largo plazo. Al suscribirte al canal de Laura, tendrás acceso a información confiable y basada en la evidencia, que te ayudará a comprender mejor los alimentos procesados y a tomar decisiones más informadas sobre tu alimentación.

No esperes más, Juntos, podemos descubrir el poder de los alimentos frescos, mínimamente procesados y tomar el control de nuestra salud. Recuerda, la nutrición es clave para una vida plena y saludable.

Video: Los Alimentos Procesados: Un Viaje al Misterio de Nuestra Alimentación

Deja un comentario

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad
Hola! ¿Tienes dudas?